Blog gratis
Reportar
Editar
¡Crea tu blog!
Compartir
¡Sorpréndeme!
img
img

 

 

bitacora de ismael clavero
Blog de ismaelpepe

img
img
12 de Julio, 2010 · General

El hombre que vendió su alma al diablo


“El hombre que vendió su alma al diablo”

                   (Relato, autor Ismael Clavero.)

 

Es noviembre en Villa Dolores, el sol abrasa las siestas de mi calle, calcinando los pies descalzos de esos pocos  niños osados que se atreven a desafiar su hora de fuego. Mientras me dirijo al cementerio, atormentado por el intenso calor; busco en vano refugio caminando por las veredas mínimamente sombreadas por ralos arbolillos de Paraísos y Olmos. Sólo a un loco como yo, se le podría cruzar temeraria hazaña, llevarles flores a sus difuntos en esta hora de fuego sagrado. Pero yo soy así, como las iguanas, decía tía Juana. Buscando siempre mi solaz en las siestas tórridas, refugiándome en ella, mientras los demás le huyen a su rigor que se abate implacable sobre toda criatura viviente.

Heme aquí, con mi ramo apretado por la mano sudorosa, secándome a cada segundo la sal de mi frente que arde.

 Ya llegando a destino, ahora sí a mis anchas; camino por el veredón umbrío de criptas antiguas y pinos añosos. Aunque muchos temen al camposanto, me siento seguro en sus dominios. Además, me digo, yacen aquí todos los seres queridos que me antecedieron. ¿Dónde podría estar más seguro sino en este sitio?

Aspiro con deleite el frescor que emanan los pinares y las callejuelas sombreadas por las altas bóvedas.

 Por momentos me detengo observando las coronas nuevas, con sus flores ya marchitadas por el sofocón. Leo en una de ellas su nombre. Hace tres días que falleció don Juan, hombre adinerado como pocos, pero de oscuro y enigmático pasado.

Luego la veo a ella de improviso, dicho sea, casi nos chocamos de frente con esa anciana. Lleva el rostro abatido de calor y pena (aumentado por el luto de sus vestimentas) Parece ignorarme. Después acomoda sobre el vestal del sepulcro, un jarrón muy bello que extrajo de su bolso, junto con tres claveles rojos que fulguran. Al instante se retira en calmo silencio, como si nunca hubiera existido.

Al verla alejarse cansinamente, la sensación que me invade es de honda tristeza.

Me lo imagino a don Juan, pienso mil conjeturas en mi cerebro ardido de calor. Luego me llego hasta una canilla de agua, he intento refrescarme las sienes abotagadas. Sabrá ella, me digo, de las miles de leyendas fantasiosas que se urdieron en rededor del difunto. Cosas descabelladas, horribles, que circularon de boca en boca por todo el pueblo. Pienso que tal vez la anciana pudiera ser la esposa del millonario. ¿Pero en verdad, tuvo esposa?  Jamás mi abuela recordó que el viejo haya tenido alguna. Sólo amas de llave se le conocieron y uno que otro amor furtivo, con sirvientillas a quienes nunca preño.

Dijeron esas maledicentes lenguas supersticiosas, que a causa de un trato que hizo hace añares con el demonio; fue esterilizado por éste, para no ser jamás redimido de su avaricia, por el amor de un hijo que pudiera llegar a procrear en el futuro (lo cual daría por tierra con ese trato blasfemo) Ya uno sabe que el amor lo puede todo, incluso deshacer los oscuros pactos de Satanás, y eso, el maligno no podría permitirlo.

Me esfuerzo en imaginármelo a don Juan, en todos estos años que usufructuó los bienes del mal- La buena vida que se habrá dado- me digo- Nada le costó, ni una miserable gota de sudor de su lomo ¡así cualquiera!

 Y mientras voy pensando, como sólo piensan los afiebrados siesteros como yo. Contemplo por unos instantes la elevada cúspide de un panteón, dicen que perteneció a la acaudalada familia Ágreda. Parece un pequeño palacete sombrío, decorado con molduras extrañas, ángeles pequeñitos, regordetes. Y rematando el centro de su alto

 frontispicio, una enigmática calavera simula intimidarme, vacía de gestos. Me parecen más simpáticos sus rechonchos angelitos…

Vuelvo a imaginármelo a don Juan, no consigo alejarlo de mi mente; acude cual una sombra precipitada por la angustia. Esa angustia que lo empezó a carcomer mientras envejecía inexorablemente, sin salvación posible a su alcance, marchando día tras día al mismo borde de esa sepultura que lo aguardaba para quedarse con su alma.

Cuentas esas lenguas, que se internaba por semanas en el tupido bosque virgen de su inmensa estancia, tratando de encontrar en la sabiduría de la madre naturaleza, cura para su mal. Pero jamás lo halló.

Por más que se empeñara en fornicar por horas con su joven ama de llaves, no consiguió empreñarla nunca. Entonces la telaraña de su desazón crecía hasta hacerse gigantesca, tendiéndole un cerco inexpugnable de frustraciones.

Ya no disfrutaba este presente de regalías económicas otorgadas por Satán, tanto imaginar su porvenir hipotecado.

Cierta vez, supo relatar la joven ama de llaves en oídos de la peonada de la estancia: Que don Juan, orillando los sesenta años, viendo que sus esfuerzos por tener un primogénito, le eran sistemáticamente vedados por la madre natura. Encontró en el limite del hastió y la capitulación del que todo lo ha intentado. Ciertos conjuros Druidas,

 que él descubrió leyendo un antiquísimo libro, que supo comprar en uno de sus frecuentes viajes por  Europa. Siguió relatando la muchacha, que una vez lo persiguió a

 hurtadillas por el campo, temiendo que él llegara a descubrirla, (pues ya habían probado sus espaldas la fiereza de su rebenque) tratando de espiar sus misteriosos actos. Viéndole desnudo, de espaldas contra un frondoso algarrobo, masturbándose frenéticamente, volcando con premura sus fluidos corporales en un recipiente de fino cristal. Al que luego ocultó bajo unas ramas de muérdago. Ella, dominada más por la curiosidad que por el miedo, previo asegurarse de que don Juan se hubiera marchado. Descubrió horrorizada, un frasco ambarino lleno de esperma con una especie de ojo palpitante, que la espantó de tal forma. Que jamás volvió a llegarse por ese lugar  hechizado. Provocando este hecho fortuito, su alejamiento de la estancia. Nunca nadie volvió a verla.

 

Pienso en esa historia falsa y me río por dentro. Doy un par de círculos volviendo a pasar por enfrente del sepulcro de don Juan, compadeciéndome de él. Todos los varones sufriríamos si no pudiésemos engendrar un hijo ¡seria terrible! Debe haber sido una cruz muy pesada para el viejo, en las postrimerías de su vida no tener ni un solo heredero para legarle sus millones. ¡Pobre millonario, pobre!

Sigo caminando, esta vez en dirección a la puerta de salida. Y de repente… Me topo con él; mejor dicho, esa cosa fea y deforme me hace señas con su mano blanquecina que apenas asoma de ese bulto de trapos oscuros, con los que busca ocultar su grotesca figura. Por piedad me le acerco, no sin algo de recelo (a veces la fealdad nos hace imaginar tonterías) Una voz de niño se escapa de ese bulto incordioso. Creí yo, estar a merced de un lunático, de esos que siempre ocultan las esquinas de los cementerios. Pero no, es un joven completamente cuerdo. Me pregunta, donde podría encontrar la tumba de don Juan. Yo boquiabierto se la señalo, estoy perplejo. Mientras él se dirige a la cripta, lo sigo por pura curiosidad.

Acaricia con su blanquecina mano la foto del difunto, y prorrumpe en llanto, diciendo- “Perdóname, llegué tarde, perdóname”- Me allego pacíficamente, conmovido por su dolor, pongo mi mano sobre lo que parece un hombro y para confortarlo, le digo- Debe ser muy duro perder a un ser querido… ¿Es usted familiar? –Volteando su rostro hacia

 mí, todavía con llanto en sus palabras, me contesta (descubriéndose el horripilante rostro, con un solo ojo que tiene pestañas como de vaca, que vierte copiosas lágrimas) – “Era mi padre ¡llegué tarde, tarde!”- Se lamentaba con remordimiento.

Yo, cual un grandísimo e insensible imbécil, ajeno a tanto dolor, le digo con ingenuidad- Nunca supe de que don Juan tuviera un hijo. ¿Es más? Todos por aquí decían que era novillo (estéril)…

El joven, ya consolado un poco de su dolor, me mira con su extraño ojo y me explica con tranquilidad- “Mi padre fue estéril en su juventud. Incluso hasta que cumplió sesenta años, en que me engendró a mí en el cuerpo de un ama de llaves llamada Dominga. Naci hace tres días, y recién ahora pude salir a buscarlo; pues las piernas me flaqueaban- Volvió a lamentarse, besando la foto del sepulcro.

Yo, esta vez pensando que la extraña criatura sufría un delirio de esquizofrenia, le pregunté, increpándolo-¡Explíquese por favor! ¿O me esta tomando el pelo?

-No señor, yo no fui creado para engañar al prójimo. Del cielo de donde procede mi alma, se desterró la mentira hace milenios.

Soy un Druida, y un Druida solamente acude a corporificarse en un cuerpo humano, si el propósito que lo peticiona es loable. Mi padre clamó por mi alma a los Dioses Celtas, para que por mí intercesión, lo liberasen de un trato con el maligno…

 Le diré, que desarrollar mí forma en un vientre de una mortal, fue una larga odisea que llevó veinte años de gestación. No le miento señor. Naci hace tres días.

-… ¿O sea que su padre nunca supo del embarazo de su madre?...

-Sí, se enteró por medio de una carta que mi madre le envió. Pero él jamás le creyó. Pensó que quizás esa intervención quirúrgica que le realizó el doctor Güebel, a ella, contra su voluntad; hace veinte años, fue un fracaso…

Yo estupefacto, renové mi pregunta, esta vez, con más dudas que nunca (pues sabia que los implantes de óvulos e inseminación artificial, sólo se realizaban desde hace poquísimos años, y en los centros médicos más avanzados de Europa.)- ¿O sea que don Juan, inseminó a la joven contra su voluntad?...

-Así sucedió- Dijo él resignadamente, y se marchó hacia la salida del camposanto. Donde en sus afueras, bajo la sombra de un añoso pino, le aguardaba un coche Mercedes Benz, de vidrios polarizados. Del cual se escaparon voces que charlaban en un idioma que me sonó a alemán.

Por un momento, confundido y aturullado, me senté en el borde de la calzada. Tratando de elucidar esta oscura fábula, mezcla de ciencia ficción y brujería. Y para calmar mi conciencia y sus punzadas de raciocinio, me dije “Solamente con magia, se puede engendrar un deforme que apenas nacido: camina, llora y habla”

Luego me retiré rumbo a casa, olvidándome de dejar las flores para mis difuntos. Pensando en el revuelo que causaría esta extraña historia en los oídos de mi abuela.

 

 

publicado por ismaelpepe a las 15:38 · 2 Comentarios  ·  Recomendar
Más sobre este tema ·  Participar
Comentarios (2) ·  Enviar comentario
Muy bueno el relato, me dió un poco de miedo.
publicado por Redy, el 12.07.2010 20:37
No abuses de mi. JUAN FELICIANO.-
publicado por jorge, el 04.09.2010 12:16
Enviar comentario

Nombre:

E-Mail (no será publicado):

Sitio Web (opcional):

Recordar mis datos.
Escriba el código que visualiza en la imagen Escriba el código [Regenerar]:
Formato de texto permitido: <b>Negrita</b>, <i>Cursiva</i>, <u>Subrayado</u>, <li>· Lista</li>
img
.Sobre mí
FOTO

Ismael Clavero

Escribir novelas y cuentos,poemas,nadar, andar en bici,jardineria. Y pensar la vida, porque de eso se trata, pensar, pues es lo único que nos llevaremos de este mundo.

» Ver perfil

img
.Calendario
Ver mes anterior Septiembre 2017 Ver mes siguiente
DOLUMAMIJUVISA
12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
img
.Buscador
Blog   Web
img
.Tópicos
» General (39)
img
.Nube de tags [?]
img
.Secciones
» Inicio
img
.Enlaces
» el ángel del regreso
» doctor cohan
» te acerco el cielo a la tierra para crear..tu prop
img
.Más leídos
» Acorralada
» Casas grandes y pequeñas
» "Cuando partiste" poema.
» El hombre que vendió su alma al diablo
» "El último deseo" Dedicado a todos los padres "diferentes" del mundo.
» Gabriela, de la Posta del Viejo Molino
» "Los Hijos de Lázaro" primer capítulo
» "Poema gay al amor ausente"
» Poema Gay, Alma Gemela
» Poemas a mi Córdoba
img
.Se comenta...
» "El último deseo" Dedicado a todos los padres "diferentes" del mundo.
1 Comentario: diego.bald
» El hombre que vendió su alma al diablo
2 Comentarios: jorge, Redy
» Poemas a mi Córdoba
1 Comentario: Timberlan Shoes
» Acorralada
1 Comentario: Juanjo Ceccón
» El pequeño vendedor
1 Comentario: Juanjo
img
.Al margen
Queridos amigos, gracias por visitar mi blog
Bienvenidos a mi bitacora, donde les muestro otra de mis fascetas como escritor y poeta. Tambien realizaré recomendaciones y críticas literarias de escritores y poetas contemporaneos.
img img
FULLServices Network | Blog gratis | Privacidad